Funcionario del Estado…, como auxiliar de jardinería
En las dos biografías oficiales, como se ve, se apunta como base profesional del nuevo responsable de la Guardia Civil su condición de funcionario del Estado. Condición que adquirió en 1979. Lo que no se comenta en ninguna de esas notas es que accedió a una plaza de oficial de segunda administrativo en su ciudad natal, el Puerto de El Ferrol. En concreto en la escala D, la más baja y a la que tienen acceso aquellos con un nivel de estudios de graduado escolar o formación profesional-1.

Según quienes le conocen de su época de mozo, Arsenio Fernández de Mesa era un joven más bien díscolo. Su padre era un Ingeniero Técnico de Obras Públicas que fue también funcionario del Ayuntamiento y muy adicto al franquismo, que llegó a darle la medalla al mérito en el trabajo. Fue su propio padre quien le ayudó a abrir esa puerta, la más baja del funcionariado; eso sí, por oposición, aunque tal y como eran las oposiciones en aquel tiempo. Su primer trabajo en El Ferrol fue como auxiliar de jardinería, que era el puesto que quedaba libre. Puesto en el que tuvo que permanecer, eso sí, muy poco tiempo.

Inspector Técnico del International Marine Coatings
Este es el segundo cargo que se destaca, en su formación, en el currículo que ha difundido Moncloa. El título parece de empaque. Aunque resulta menos espectacular cuando se averigua en qué consiste.

La International Marine Coatings es una multinacional británica.., que se encarga de pintar buques (Marine Coatings | International Paint). Una empresa bien conocida en El Ferrol como en otros puertos. En concreto, el trabajo del ahora Director General de la Guardia Civil se ceñía a ser delegado de esta empresa, lo que llevaba a realizar operaciones comerciales y la supervisión de los trabajos. Permaneció en este cargo hasta que en 1988 pasó a dedicarse de lleno a la actividad política como concejal de El Ferrol.

Cursos de pintura y revestimientos…
No aparecen en estos currículos oficiales, pero en otros que ha facilitado Fernández de Mesa, por ejemplo en la ficha biográfica que se daba cuando alcanzó la primera acta de diputa, se subraya su paso por varios cursos a cual más peculiar. Aquí algunas ideas:

Master en Marketing, del RENMARK, junio de 1980; Diplomado en “Protección y Revestimientos del Acero” por International Paints en Bilbao en 1984; Diplomado en “Corrosión y su Prevención” por la Escuela de Ingenieros Técnicos Navales de Ferrol, de la Universidad de Santiago de Compostela, en 1988; Diplomado en “Contaminación y Protección del Medio Natural”, Universidad Politécnica de Madrid…En realidad, estos títulos no pasaban de ser más que el fruto de cursos de pocas horas o días, resultado de su trabajo con la International Marine Coatings Ltd. El diplomado al que se refiere cada curso en realidad no es falsa, ya que le daban un diploma al final de cada curso, pero carece del peso educativo que podría sobreentenderse.

…y cursos del CESEDEN
Si su padre le ayudó a entrar en el Ayuntamiento, fue la familia materna la que facilitó al flamante Director General de la Guardia Civil su relación con el otro mundo que le sirvió para ‘progresar’, el de la Defensa. En la familia de su madre hay varios miembros de la Marina. Arsenio Fernández de Mesa aprovechó esta relación para incluirse en la Comisión de Defensa del Congreso a partir de que fue elegido diputado. Y como tal accedió a otra de las grandes galas con las que adorna sus currículos oficiales: Diplomado en Altos Estudios Militares por el Centro Superior de Estudios de la Defensa (CESEDEN).

En realidad, esta diplomatura es un curso que convoca periódicamente el CESEDEN pensado para senadores y congresistas. En las clases sobre todo se ayuda a los políticos a conocer y comprender la estructura de los Ejércitos y poco más. Es decir, no convierte a estos ‘diplomados’ en expertos en asuntos militares y de seguridad. O lo que es lo mismo, no da justificación para pasar a ser director general de la Benemérita.

Una acertada apuesta política, Mariano Rajoy
Lo que nadie le puede negar a Fernández de Mesa es su capacidad para elegir bien dónde poner sus ‘huevos políticos’. En las polémicas del PP gallego, por ejemplo, eligió el campo de Mariano Rajoy y se hizo un hombre, si no de su primer círculo, sí de su confianza. Algo que sin duda le ha ayudado a conseguir lo que, según cuentan en El Ferrol, fue siempre su sueño declarado: hacerse con el mando de la Guardia Civil. Y el por el camino, ser delegado del Gobierno en Galicia.

En la ciudad gallega aún recuerdan sus paseos, rodeado de sus amigos, en esta época, entre 2000 y 2004, cuando le gustaba de pararse ante el cuartel de la Guardia Civil para recibir las novedades del oficial de servicio. Igual que no olvidan su sobrenombre, ‘el engominado del banderín’, título que se ganó porque obligaba a su chófer a colocar los banderines de delegado del Gobierno a ambos lados del coche, lo que hoy no hace nadie, salvo el Rey, pero que sí que se hacía en tiempos de Franco.

Malestar entre los oficiales y mandos de la Guardia Civil
Un currículo así ha provocado malestar entre las filas de la Guardia Civil, un cuerpo especialmente disciplinado, pero también especialmente escrupuloso en cuanto a los comportamientos y la formación de sus mandos. Mucho más, de la de su mando máximo, sea militar o, especialmente, civil. Según se dice entre la oficialidad conocen a su nuevo Director General como el ‘contactólogo’, porque debe su puesto a sus contactos con el Presidente y otros círculos en el PP.

El nuevo director general de la Guardia Civil tiene una preparación que difícilmente le permitiría ser guardia : elplural.com – Periódico digital progresista