Siento nieve caer sobre mí, permanezco aún en el mismo invierno. Tú eres el sol que ilumina mis veranos, que calienta mis inviernos, que florece mis primaveras, que me aguarda en mis otoños.

Tú eres el cielo que comparte mi vista sobre el gigante horizonte, eres el ángel más hermoso que antes haya visto, ¿Cómo tus alas me envuelven?¿cómo suspiro al verte?, temo perder mi vida cuando algo nos pasa, mi corazón late muy rapido y ... temo.

No sé desde cuándo te hiciste mi aire, porque eso no es lo que importa, sino que hiciste que te quiera más que a todo, eres especial y como ello, nadie quiere perder lo especial.

Pero yo no sé que hacer porque siento que ya te hago daño y me lo has dicho en tantas ocasiones que siento que soy un bastardo, un patán.

Lluvias me caen de los ojos y engullo el dolor con dolor, es que duele perderte, no es obsesión de tenerte a mi lado, es perder una parte de mí, es amor, eres tú.

Te amé como a nadie he amado antes, te amo aunque tal vez nunca lo hice ni lo haga ahora, pero tal vez te siga amando porque en el camino que veo a lo lejos te veo reflejada sobre el mar iluminado por el crepúsculo, nunca lograré olvidarte ni aun me lo proponga.

Si he sido yo el culpable de tu sufrimiento que me acriben con una espada el corazón y me dejen desangrarme.

No merezco según lo que dices nada de ti, es el peor fallo q han podido imponerme.