En primer lugar, la demencia se refiere a la perdida de facultades mentales que va avanzando de manera progresiva en la persona que la padece. Dicha condición se caracteriza por alteraciones en la memoria y trastornos de conducta.

El individuo que padece de demencia a su vez sufre de alzhéimer, incluso de Parkinson, entre otros trastornos.

anatomia-de-la-demencia-como-es-la-vida-de-un-paciente-demente_-jpg.179

Hay que tomar en cuenta varios aspectos cuando se trata con una persona con demencia, se debe hacer el proceso más llevadero.

Atención: Es importante que consideres lo siguiente

El paciente tiende a sufrir de depresión producto de la misma enfermedad, al verse en esa condición y no saber el motivo del por qué, todas estas características producen además melancolía y cierto desánimo.

Los parientes de los dementes también se ven afectados directamente y en cierto modo cometen errores con los enfermos, tales como; tratarlos como niños, gritarles o tratarlos mal consciente o inconscientemente y aunado a eso, no le hacen caso, ignorarlos no es la mejor solución, ellos perciben todo lo que acontece a su alrededor.
Sin duda alguna el paciente debe sentirse querido, atendido y acompañado. La familia debe unirse y ponerse en el lugar de la persona afectada.

Ellos tienen que hacerle saber que son personas independientes a pesar de su condición. Aunque se esté demente no quiere decir que no se pueda hacer nada, por el contrario, y lo que no pueda hacer por su propia voluntad se le debe ayudar, ejemplo de ello, si no puede atarse las trenzas de los zapatos, se le debe proporcionar unos más cómodos donde no sea necesaria amarrar.

Sacarlo a pasear de vez en cuando es necesario, hay quienes tienen miedo que su consanguíneo salga a la calle con cierto grado de locura, pero eso no debe ser un motivo para no sacarlo.

No está permitido tenerlos encerrados sin hacer nada, deben mantener su mente ocupada y distraída de no hacerlo se vuelven depresivos.
Si no se puede atender al paciente o no se puede cuidar a diario, lo ideal sería que la familia busque la ayuda de una persona de confianza para que se encargue, sin dejar que el afectado pase de tiempo de calidad con sus seres queridos.

No es fácil, pero puedes aprender a llevarlo

No es para nada fácil la vida de un demente, por qué, pues sufre de limitaciones que a veces no puede entender. Lo importante es recibir apoyo y ayuda.
Aquellas personas que padecen de demencia tienden a tener problemas de memoria, facilidad para comunicarse con los demás, son retraídos, no tiene razonamiento de las cosas y su capacidad de atención o concentrarse es nulo.

Un diagnóstico temprano permite poner en control y tratamiento al enfermo a tiempo.

La demencia suele aparecer en edades avanzadas. Es inusual en menores de 60 años. Algunos son de tipo degenerativo, también existe la denominada demencia vascular que aparece por el flujo sanguíneo deficiente hacia el cerebro.

Otras de las enfermedades que podrían llevar a la demencia son las siguientes: infecciones como VIH, sífilis, esclerosis múltiple, Parkinson o lesión cerebral.