La tendinitis ya no es una inflamación que solo la sufren los deportistas o quienes se mantienen ejercitándose diariamente, debido a las malas posturas, vicios y trabajos de la nueva generación, éstos están aún más propensos a que se les inflame los tendones que unen los músculos con los huesos. De ahí la razón para que los fisioterapeutas y consultorios médicos tengan mucho más trabajo. Sin embargo, en este post te informaremos sobre cinco ejercicios que te pueden ayudar a prevenir esta dolorosa hinchazón.

cinco-ejercicios-que-te-haran-olvidar-el-sufrimiento-de-la-tendinitis-jpg.182

Hay cinco síntomas que te señalan que estás sufriendo de tendinitis, y estos son: rigidez, inflamación, pérdida de fuerza, dolor y sensibilidad de la zona afectada, por lo general cercana a cualquier articulación. El origen de estos malestares son golpes, esfuerzos físicos o movimientos prolongados y repetitivos, aunque, si eres una persona de edad avanzada, también es motivo de que padezca de estas inflamaciones por falta de elasticidad o desgaste.

Intenta diariamente ejercitarte durante media hora, hacer estiramientos y evita tener la misma postura por un tiempo prolongado.

Libérate de la tendinitis en las piernas y tobillos

En primer lugar, tenemos la inflamación de los tejidos en las piernas, así que si quieres prevenirlas te sugerimos que te pares con los pies juntos y te pongas de puntillas sobre los dedos, permanece en esa posición durante cinco segundo y luego ve bajando poco a poco hasta la posición inicial. Repítelo no menos de 10 veces.

Ahora, si lo que te preocupa es fortalecer los tendones de los tobillos, entonces debes pararte con las piernas relativamente dobladas, coloca un pie 20 cm detrás, haciendo alusión a que intentas dar un paso, inclínate hacia adelante, ponle atención a ese moviendo y deja de hacerlo hasta que sientas cómo se estila el músculo y tendón, dura 20 segundos y vuelve a la posición inicial. Este ejercicio lo debes repetir solo tres veces cada día.

Hombros, brazos y manos

Sabemos que muchos de los trabajos causan un terrible malestar de hombros, hasta llegar al punto de agarrar los tendones del cuello y causar molestias en la cervical, por lo que te sugerimos que apoyes las manos en la pared, justo a la altura de los hombres y mantengas una distancia considerable para que puedas inclinarte sobre ella, dobla los codos y finge que estás haciendo lagartijas o flexiones, recuerda los tiempos del colegio. Debes permanecer 20 segundos en esa posición y luego estira los brazos. Repítelo cinco veces.

Para ejercitar los brazos, debes colocarte de pie, relajar tus extremidades y comenzar a sacudir las manos suavemente, de un lado a otro por 10 segundos. Descansa 15 segundos y repítelo 15 veces más.

No obstante, debes estirar un brazo hacia el frente, sostén tu mano con la palma hacia arriba y estira lentamente los dedos hacia atrás, en dirección al codo, y para ello debes ayudarte con tu otra mano. Con este ejercicio deberías sentir como se extiende la parte interna de la muñeca, así que soporta 10 minutos y vuelve a repetirlo cinco veces más.