Los malestares estomacales son un padecimiento frecuente en el ser humano y no distingue edad, sexo, ni raza.

Muchos de estos trastornos se deben a la mala alimentación o ingesta de alimentos con alta contenido graso. En el mercado existe una variedad de medicinas naturales que ayudan a aliviar los malestares.

deshaz-1-jpg.184

Sin duda alguna que los remedios naturales han sido hasta ahora una mejor alternativa, son fáciles de conseguir y además su costo es accesible. Estos dolores de estómago suelen ser muy incomodos, inoportunos y vienen acompañados de acidez, mala digestión, pesadez y vómitos.

Alternativas medicinales
El hinojo es una buena ayuda, su semilla favorece su digestión, ayuda a expulsar los gases. Se puede tomar en forma de té o agregarla a las ensaladas.

La manzanilla que es empleada para tratar muchos males también sirve para el estómago. Ayuda a mejorar los ardores productos de la acidez o gastritis. Es relajante, además, y funcionada como antiinflamatorio.

La menta y la ruda son altamente poderosas para tratar la parte digestiva. Calma los daños propios de ulceras y vesícula.

Se pueden hacer infusiones de té con estos dos elementos. Por su parte la ruda alivia las dolencias y ayuda a regular la menstruación. También está el paico y el cedrón, son un estimulante de la digestión y ayudan sobre todo con los cólicos. El cedro alivia los espasmos del estómago.

El anís por su parte, sirve para los gases. Esta hierba es una de las más preparadas ya que actúa como analgésico. Reduce la hinchazón estomacal y de vientre, y evita lo que se conoce como gastritis nerviosa.

El tomillo y la albahaca también ayudan a la expulsión de gases, se recomienda tomar una infusión después de cada comida.

Protección
Otras de las alternativas son el romero y ajenjo. El romero ataca la indigestión. Su aceite ayuda a proteger el tracto estomacal.

Mientras que el ajenjo permite que las dolencias se reduzcan sobre todo las ocasionadas por bacterias o infecciones. La linaza calma los dolores producto de la diarrea o el estreñimiento. Ayuda a desinflamar los intestinos y el colon.

Por su parte, el jengibre ayuda con las náuseas. Combate las bacterias del intestino. Se puede consumir crudo o en té.

La alcachofa y el aloe vera son buenas, ambas poseen componentes que ayudan a tratar los males no solo de estómago, sino otros pesares. La sábila elimina la acidez y el ardor, limpia el intestino y cura el estreñimiento. La alcachofa desintoxica la parte digestiva. Limpia el hígado y mejora de manera considerable los niveles de colesterol.

El diente de león combate la acidez, pero no es bueno para tratar ni gastritis ni ulceras y mucho menos cálculos en los riñones, es letal por decirlo en cierta manera.

La melisa es una planta que previene los vómitos, las náuseas y reduce además los gases. Disminuye la hinchazón del abdomen y funciona como depurativo. Si sabemos aprovechar cada una de las propiedades de estas plantas veremos resultados favorables de inmediato. Lo recomendable es comer saludable con alto contenido de vitamina, fibras y minerales.