El Scalping es una de las estrategias más utilizadas en el mercado de divisas. La causa por la que esta estrategia posee tanta popularidad entre los traders de Forex es que permite obtener altos niveles de ingresos y reduce mucho el riesgo de nuestras inversiones. Te preguntarás como sucede esto.

1540470147355-jpeg.16

El Scalping consiste en entrar y salir de las operaciones muy rápido, de tal manera que las posibilidades de pérdida sean reducidas y controladas. El margen de dinero ganado por operación quizás pueda ser un poco bajo. Sin embargo, este es un método muy confiable para aquellos que tienen por filosofía ir lento pero seguro. Sin embargo, todos sabemos que las dificultades en el camino del éxito en el mundo del Forex no son pocas, y esta estrategia no resulta fácil para todos los traders. Este método requiere de un operador vigilante. La gestión de órdenes y las entradas y salidas por operación deben ser sumamente limpia y calculas. Además, la atención que debe prestarle el trader scalper al mercado y sus movimientos es sumamente alta.

No obstante, hay ciertas herramientas y trucos que pueden serle de utilidad si, a pesar de lo dicho, todavía se encuentra interesado en practicar esta estrategia. Hay que decirlo: el trader que logra hacerse experto en el scalping, lleva sus ganancias hasta las nubes.

Podemos recomendarle que opere con divisas de gran liquidez, debido a que la operatividad del scalping consiste en ser trabajado en un ambiente con una alta compraventa, que le imprima liquidez al mercado. La facilidad con la que el operador entra y sale del mercado dependerá en gran medida de los índices de compra-venta de la divisa. En inglés, la palabra majors hace referencia precisamente a los pares de divisa con mayor liquidez en el mercado. Estos, generalmente, son EUR/USD, USD/JPY, GBP/USD, por dar algunos ejemplos y consejo a la hora de escoger el par de divisas con el que operaremos.

De igual manera, si vas a practicar scalping, asegúrate de contar con suficiente tiempo para operar. El tiempo de entrada y salida entre cada operación debe ser el menor posible. Si el operador tiene que clickear diez botones diferentes para confirmar y ejecutar su operación, podría experimentar un diferencial de precios desfavorable que se comería sus ganancias. De igual manera, el más mínimo retraso aumenta el riesgo del trader en el mercado y podría provocar que pierda sus ganancias. Así que toma tus previsiones si quieres operar con esta estrategia.