Si tienes un dolor punzante en el estómago, acompañado de eructos frecuentes, barriga hinchada, náuseas, malestar general y ese típico y muy molesto ardor en la parte superior del estómago, lo más probable es que estés sufriendo de gastritis, ya que es una enfermedad sumamente común y por la que seguramente todos hemos pasado alguna vez.

gastritis-tres-consejos-que-pueden-ayudarte-png.191

Hay varias causas que pueden desencadenar esta enfermedad, desde malos hábitos alimenticios, la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas, el uso prolongado de ciertos medicamentos hasta el nerviosismo y el estrés.

A continuación, te mostraremos algunos hábitos que podrían ayudarte y otros que sin lugar a dudas debes evitar.

El agua es tu mejor amiga
Mantenerse hidratado promueve la desintoxicación, además que aliviarás algunos síntomas como la sensación de tener el estómago muy lleno.

¡Pero alto! Antes de que empieces a beber agua como loco, debes saber que el exceso de agua podría empeorar los síntomas, ya que el ph de tu estomago podría desequilibrarse, agravando así la acides.

Seguramente hayas escuchado que lo ideal serían 2 litros de agua al día, sin embargo, esto es relativo, ya que algunos alimentos son ricos en agua que también te ayudan a hidratarte, lo que te recomendaríamos sería beber agua cuando tu cuerpo te lo pida, aunque tampoco debes esperar a estar sediento para ingerir líquido.

Nuevos hábitos alimenticios
Para mantener la gastritis a raya, debes hacer algunos cambios en tu dieta.

Empezando por evitar a toda costa alimentos con grasas saturadas, que estén muy condimentados o que sean picantes, esto debido a que podrían empeorar la acidez.

También es aconsejable evitar alimentos cítricos, el chocolate, el tomate, la cebolla, los helados y azucares en general. Si eres un amante de alguno de ellos, no temas, eso no significa que no puedas comerlos, solo que debes reducir lo más que puedas su ingesta.

La gastritis ralentiza tu digestión, por lo que comer mucho o muy rápido no es lo más recomendable. Lo ideal sería redistribuir las comidas, en cantidades más pequeñas, es decir en vez de comer como normalmente lo harías, unas tres veces al día, intenta con cuatro o cinco veces.

Por otro lado, hay que masticar muy bien los alimentos, un estudio realizado en la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, sugiere que hay que masticar cada bocado hasta 40 veces, esto facilita a la absorción de los nutrientes, y también hace que el bolo alimenticio sea más fácil de digerir.

De igual forma, hay alimentos que debes consumir más, por ejemplo:

El arroz, la tapioca cocida en caldos sin grasas, la avena cocida, algunas frutas como la manzana en compotas o asada, la calabaza en puré y el aguacate podrían ayudarte a desinflamar el estómago, a reducir la acides y a suavizar la mucosa gástrica, también recomendamos la patata cocida, pero nunca frita y la zanahoria, ya que son calmantes, y ayudarán a neutralizar el exceso de acides.

Malos hábitos que pueden estar empeorando la gastritis
Comencemos por el tabaco, fumar es un mal hábito que, aunque no lo creas puede empeora la gastritis, ¿cómo? Pues, la nicotina que contiene el tabaco incrementa la producción del ácido clorhídrico, lo que produce una irritación en estómago por el exceso de ácido presente.

El alcohol, también irrita la mucosa estomacal, beber muy seguido o llegar a embriagarte, es una de las peores cosas que puedes hacer si pretendes controlar tu gastritis, trata de no consumir estas bebidas frecuentemente o intenta estar un tiempo sin beber, aunque como con el tabaco, lo ideal sería eliminarlas por completo de tu rutina.

El alcohol no es el único líquido que te jugará una mala pasada si padeces de gastritis, las bebidas que contengan cafeína también irritan el estómago, por lo que debes evitarlas.

Si bien estos consejos te ayudaran con la gastritis y a calmar algunos de esos molestos síntomas, lo más aconsejable es acudir a un gastroenterólogo que diagnostique el tipo de gastritis que padezcas y te ayude a tratarla. La ayuda de un médico profesional siempre será tu mejor aliado.