Para poder optimizar tus gastos y que tus egresos no superen tus ingresos, debes tener cierta inteligencia financiera y controlar lo que compras. Es más sencillo de lo que parece, basta con definir tus necesidades y a partir de ahí adquirir los elementos que necesites, es decir, hacer un presupuesto. Esto es un procedimiento necesario en todas las empresas exitosas, pero en el hogar es aún más esencial. Hacer un presupuesto familiar no es tan complicado como parece, especialmente, porque son más las ganancias que recibes de esto que el esfuerzo.

hacer-un-presupuesto-familiar-jpg.41

Principalmente, debes manejar exactamente cuál es el ingreso mensual de tu hogar, bien sea de soltero o casado, para así saber cuánto dinero podrías gastar. A partir de allí debes definir cuáles son los gastos necesarios que debes hacer al mes, como servicios públicos, alquileres, pagos de estudios, alimentación, entre otros, y cuánto dinero se gasta generalmente en cada apartado de éstos.

Al hacer un presupuesto familiar es primordial que apartes el dinero que necesitas para pagar los gastos obligatorios, las mensualidades, y el dinero de los alimentos. El asunto con la alimentación es un poco más complejo, pues, para controlarla debes organizarte aún mejor. Hacer mercado es una de las actividades que más dinero requiere del presupuesto.

Debes definir cuáles son las necesidades nutricionales de tu hogar y comprar los alimentos en función de esto. Hacer una lista específica de lo que debes adquirir y evitar salirte de ella para no generar gastos extras. Hacer un presupuesto familiar también se trata de evaluar los gastos que realizas y analizar si son realmente necesarios o puedes evitarlos.

Es sumamente importante que no gastes todo el dinero que ingresa a tu hogar, sino que destines una sección de este al ahorro o inversión, para asegurar mejor el futuro de tu familia. Este monto de ahorro también debe ser parte del presupuesto familiar.