Cuando nos realizamos un examen de sangre y observemos que el nivel de linfocitos está muy alto, ya es de preocuparse ya que los linfocitos no son más que un tipo de glóbulo blanco que forma parte de sistema inmune de nuestro cuerpo humano, siendo su función la de proteger el organismo contra cualquier componente invasor o no común, así que por ende si mantenemos los linfocitos altos es un claro indicio de que se pueden estar desarrollando graves enfermedades, el termino correcto que se utiliza cuando esto sucede es linfocitosis.

Niveles normales de Linfocitos
Los niveles de los linfocitos siempre deben mantenerse entre los 1500 y 4000 por micro litro en la sangre, si por alguna razón en la prueba de sangre los niveles son muy superiores a los ya mencionados, su médico debe de mandar a realizarse otro tipo de pruebas para estudiar a fondo su caso para que descarte que el origen de esto sea nocivo para nuestra salud, ya que muchas veces solo puede tratarse de algo temporal y que sea inofensivo.

Los linfocitos altos son una señal de que existe algún tipo de enfermedad en nuestro organismo.

¿Qué tipo de síntomas se presentan al tener los linfocitos altos?

En algunas ocasiones, puede que no se presenten síntomas y que solo estemos informados de esto al realizarnos un hemograma completo por alguna otra razón, ojo el hecho de tener este valor muy alto no es una enfermedad como tal, cuando los linfocitos suben de forma anormal puede ser por consecuencia de la gravedad de alguna patología o infección como por ejemplo cáncer en la sangre.

Sin embargo, si existen algunas manifestaciones a la hora de tener los leucocitos altos, entre las más comunes encontramos:

  • Tener mareos y mucho cansancio.
  • Perder peso repentinamente.
  • Sudoración y presentar escalofríos por todo el cuerpo.
  • Moretones que aparecen sin haberse golpeado.
  • Mantener fiebre muy alta.
  • No tener facilidad para concentrarse.
  • Presentar sangrados continuos.
¿Cuál es el tratamiento más adecuado para los linfocitos altos?

El hecho de determinar un tratamiento adecuado va de la mano de descubrir la causa subyacente, es decir, la enfermedad que este causando que los linfocitos se encuentren muy altos, así que si el origen de estos altos niveles resulta ser de una infección, el tratamiento más adecuado deben de ser ingerir, antivirales, antiinflamatorios y antibióticos que contrarresten esta infección, en caso de que sea causado por alguna patología como el cáncer se adoptaría otro tipo de tratamientos, como por ejemplo sesiones de quimioterapia, trasplante de médula o radioterapia.