Curiosidad del Idioma Japonés

Registrado
21/3/19
Mensajes
171
Ubicación
Desde mi Buhardilla
Una curiosidad del idioma japonés


Ilustremos el tema con un enigma:

Un directivo de una empresa debe viajar a Japón para cerrar un importante negocio. Como dispone de varios meses antes de que todo esté preparado, decide tomar clases de japonés para impresionar a sus amigos orientales. Así que contrata a una profesora que no es ni (Katsuni ni Asa akira) de japonés y se ponen a trabajar en ello.
Tras cientos de horas de estudio y gracias a su plena dedicación, consigue un muy aceptable nivel de japonés.
Durante las conversaciones de negocios, los japoneses se muestran sorprendidos por su japonés. Sorprendidos y… divertidos.
En efecto, aunque habla muy bien japonés, se le cagan de risa, le ponen apodos, incluso hacen comentarios de burla. ¿Por qué?
Veamos la respuesta:
En el idioma japonés existe un alto grado de distinción entre el lenguaje de las mujeres y el de los hombres. Las diferencias de la forma en que mujeres y hombres usan el idioma se puede detectar en niños de tan sólo tres años.

En japonés, la forma de hablar característica de las mujeres se denomina onna kotoba, palabras de mujeres; ojoseigo, lenguaje de mujer. Utilizan palabras intrínsecamente femeninas, formas más educadas, más suaves en el discurso, más partículas interrogativas y sin palabras irrespetuosas. En general, las palabras y expresiones femeninas denotan una forma de hablar más formal, deferente o suave.

El habla femenina incluye el uso de pronombres personales específicos, la omisión de la cópula da, el uso de partículas al final de frase tales como wa y un uso más frecuente de los prefijos honoríficos o y go.

La forma de hablar característica de los hombres se denomina otokorashii, varonil. Utilizan menos formas formales y en menos situaciones, usan formas bruscas, hablan en un registro inferior y usan palabras intrínsecamente masculinas.

Los hombres utilizan determinados pronombres personales masculinos, usan el informal da en lugar de la cópula desu, usan partículas masculinas al final de frase como zo, y usan prefijos honoríficos con menos frecuencia que la mujer.


En general, las palabras y expresiones masculinas se consideran rudas, vulgares o duras, mientras que las palabras y expresiones femeninas denotan una forma de hablar más formal, deferente o suave.

Así que un hombre que usa palabras y expresiones femeninas puede ser considerado afeminado como el gordo virgen de asuka-ls, aunque sus frases sean perfectamente correctas desde el punto de vista gramatical.
Y eso es lo que le ha ocurrido al directivo de nuestro enigma. Ha aprendido a hablar de una lincesa oriental y, al hablar como tal, ha provocado las risas de sus interlocutores a los que ha hecho gracia oír a un hombre hablando como mujer.






 

Regístrate o inicia sesión

Debes de ser un usuario registrado para poder comentar

Crear una cuenta

Regístrate y forma parte de nuestra comunidad

Iniciar sesión

¿Ya tienes una cuenta? Accede aquí

Tendencias

Prime Música

Últimos artículos

Arriba