Experimentos Científicos

Registrado
21/3/19
Mensajes
171
Ubicación
Desde mi Buhardilla
1.-) Cambia el agua de color con yodo.

Este experimento se basa en un tipo de reacciones muy conocidas, estudiadas y sumamente comunes de nuestro Universo.

Se trata de reacciones en las cuales un pequeño electrón viaja de una de las sustancias a otras.

Cuando se transfiere este electrón, una sustancia queda con un electrón menos y la otra debe de ganarlo, así se dice que la primera sustancia se oxida y el que ganó el electrón se dice que se redujo.

Aunque estos son términos propios de la química, veamos un ejemplo muy claro y divertido de lo que sucede cuando se mezclan dos sustancias que pueden tener una reacción de óxido-reducción entre sí.

Lo más interesante de esta reacción es que lleva su tiempo el que se lleve a cabo después de haber puesto los reactivos en contacto.

Así, puede dejarse sobre la mesa y aparentemente nada sucede por unos segundos, hasta que de pronto y aparentemente por arte de magia el agua cambia de color delante de nosotros.

El tiempo que se tarda esta reacción en llevarse a cabo con las mismas concentraciones es muy preciso y puede medirse con facilidad, así es sencillo calcular más o menos cuánto tiempo hay que esperar para que suceda.

Este hecho se presta a jugar un “juego”, se puede decir a la otra persona que la reacción es activada por su calor corporal (aun cuando no sea así) y que si se pone nervioso, se altera o piensa algo en específico, se detonará la reacción.

Como nosotros sabemos cuándo sucederá, podemos encaminarlo a ponerse nervioso justamente cuando se llevará a cabo la reacción y por arte de magia, sucederá la reacción.



Materiales:

Un poco de agua destilada

Unos vasos transparentes, preferentemente vasos de precipitados

Yodato potásico

Sulfito sódico

Almidón

Un poco de ácido sulfúrico



¿Cómo lo prepararemos?
Primero se preparan dos disoluciones distintas con agua destilada en dos vasos de precipitados separados.

Al primer vaso simplemente le agregaremos el yodato sódico. Al segundo vaso, primero debemos agregar almidón al agua destilada y el ácido sulfúrico que servirá como catalizador de nuestra futura reacción.

Se disuelve todo muy bien con un agitador y se agrega el sulfito sódico.

Una vez que esté todo mezclado, juntaremos el contenido de ambos vasos en uno solo y tomaremos el tiempo para ver qué tanto le toma a las cantidades utilizadas en llevar a cabo la reacción.

Al final de esta, el agua aparentemente transparente se tornará de un color gris oscuro delante de nosotros pasados algunos segundos. Podemos jugar con las concentraciones para acelerar o desacelerar la reacción.



Explicación

Al principio, cuando se mezcla el contenido de los dos vasos, se propicia que se lleve a cabo una reacción de oxidación en la que el yodato y el sulfito participan y forman respectivamente yoduro y sulfato.

Sin embargo, es muy difícil que hayamos seleccionado la cantidad exacta que se requiere para consumir ambos reactivos por completo, así que quedará un poco del yodato original, así como el yoduro recién formado por la reacción que apenas sucedió.

Cuando esto sucede, el yoduro y el yodato, dado que se encuentran en medio ácido (lo que favorece la siguiente reacción) permiten que se forme yodo.

Una vez que se formó el yodo, este reacciona con el almidón que disolvimos y entre ambos forman un compuesto de color gris oscuro (o azulado dependiendo de la concentración) que es lo que observamos.


Afortunadamente para nosotros, todas las demás reacciones son incoloras así que solamente tenemos que tomar el tiempo que transcurre entre la mezcla de las disoluciones originales y la aparición del color gris.
 
Registrado
21/3/19
Mensajes
171
Ubicación
Desde mi Buhardilla
2.-) Oxidando el hierro y del acero.

Las reacciones de oxidación (y de reducción) son sumamente interesantes, complejas, útiles a veces y perjudiciales otras tantas.

A resumidas cuentas, este tipo de reacciones son extremadamente comunes, son héroes y villanos en muchas ocasiones.

Por ejemplo, sin reacciones de oxidación no podríamos respirar, pero gracias a este fenómeno se pierden todos los años miles de millones de dólares en todas las industrias que utilizan acero.

En una reacción de óxido-reducción, desde el punto de vista más simple, dos sustancias que se ponen en contacto y pueden reaccionar entre sí intercambian partículas entre sí.

Una gana electrones y la otra irremediablemente los pierde. Es algo así como jugar a las canicas, uno termina con más canicas que antes (que sería una reacción de reducción) y el otro termina con menos canicas (que es la reacción de oxidación).



Materiales:

Sin importar mucho los términos, pongamos manos a la obra. Vamos a necesitar:

Dos pedazos de hierro, puede ser un clavo, una varilla, etc. (no debe ser inoxidable o no funcionará)

Dos vasos con agua

Cinta adhesiva o algo para cubrir uno de los vasos perfectamente

Una lija de agua para lijar los objetos de hierro.



Procedimiento:

Colocaremos ambos pedazos de hierro bien lijados uno en cada vaso con agua, de preferencia transparente.

A uno de ellos lo dejaremos así como está, mientras que al otro lo taparemos muy bien con cinta adhesiva o una tapa o cualquier cosa que impida que entre o salga aire del vaso.

El agua debe cubrir la mitad del hierro, pero no cubrirlo del todo en ambos casos. Al menos una parte debe estar descubierta.

Al cabo de varios días, observaremos un fenómeno muy interesante del hierro. Notaremos que en el vaso que dejamos abierto, el pedazo de hierro se tornó de un color rojizo, mientras que el pedazo de hierro que permaneció en el vaso cerrado o no se puso rojo o bien se puso muchísimo menos rojizo.



Explicación:

El hierro se oxida cuando se moja, lo que le da el color rojizo. Esto se debe a que se está formando un compuesto llamado óxido de hierro.

Lo mismo sucede con nuestra sangre cuando abandona nuestro cuerpo, ya que al ser puesta en contacto con el aire (y el oxígeno que este contiene) se vuelve roja inmediatamente.

El óxido de hierro también es la que le da el color al planeta rojo, Marte.

El oxígeno al entrar en contacto con el hierro pierde electrones frente al oxígeno, es decir, el oxígeno oxida al hierro (tiene sentido, ¿no?).

Sin embargo, para que esta reacción esté completa necesita de dos cosas:

1) El oxígeno de la atmósfera y

2) Otras partículas que obtiene del agua (que en este caso son protones).

Si falta alguno de estos elementos, la oxidación del hierro es muy lenta. Podrás preguntarte entonces, ¿cómo es que los clavos se oxidan si no están sumergidos en agua?

La respuesta es, debido a la humedad del ambiente, que básicamente es agua evaporada en el aire.

Así, el pedazo de hierro que permaneció en el vaso tapado no tuvo suficiente oxígeno para oxidarse, ya que no permitimos el paso del aire a su interior, de allí que no se oxidase con facilidad.
 
Registrado
21/3/19
Mensajes
171
Ubicación
Desde mi Buhardilla
3.-) Crea tu propia nube.

Miles de veces hemos observado en el cielo a las nubes y solo hemos tenido la oportunidad de admirarlas, sabemos que las nubes se forman por la evaporación del agua terrestre.

Este vapor se eleva, luego se enfría y por último se condensa en gotas y así se originan las nubes por la agrupación de estas gotitas y cristales de hielo.

Pero en este caso dejaremos eso de lado y CREAREMOS NUESTRA PROPIA NUBE de una manera sencilla y rápida, usando materiales fáciles de encontrar.



Materiales

Una botella de plástico grande

Un tapón de plástico

Alcohol

Inflador.



Procedimiento

Hacer un agujero al tapón de manera que lo atraviese por completo

Colocar la bomba del inflador en el agujero que se ha logrado hacer en el tapón

Ahora una vez juntos ya el tapón y la bomba del inflador procedemos a unir la bomba con el inflador.

En la botella de plástico que tenemos colocamos un poco de alcohol solo para llenar la parte posterior de la botella (base de la botella)

Luego dejamos que agitamos para que el alcohol se evapore un poco

Procedemos a colocar el tapón en la botella y la llenamos de aire (o presión) con ayuda del inflador.

En este último paso solo retiramos el tapón rápidamente y así de fácil vemos como se formó nuestra nube.



Explicación

Al colocar el alcohol y dejar que se volatice o se evapore un poco, invisiblemente ya hemos creado una capa de alcohol por toda la botella, y al llenar la botella con aire o presión gracias al inflador hemos comprimido este gas y cuando es liberado de manera rápida e imprevista originamos una condensación por consecuente damos paso a la creación de NUESTRA NUBE,.

Si queremos volver a ver nuestra nube colocamos el tampón y de esta manera regresamos al alcohol a su estado inicial.
 
Registrado
21/3/19
Mensajes
171
Ubicación
Desde mi Buhardilla
4.-) Una brillante explosión.

A los niños les agradan los experimentos científicos que explotan con chispa y fuego.



Materiales necesarios para hacer la Brillante Explosión

Un florero

Bicarbonato de sodio

Vinagre

Colorante de alimentos (usamos neón rojo)

Purpurina azul (esto es muy importante, aunque se puede utilizar cualquier color)

Otros suministros que explicaremos más adelante.



Pasos a seguir

Coloque el vaso en la bandeja y colocar 2 a 3 cucharadas de bicarbonato de sodio en el fondo del vaso.

Añadir 6-7 gotas de colorante para alimentos y 1-2 cucharaditas de purpurina.

Rápidamente vierta 1/2 taza de vinagre . Tenga cuidado con las chispas!

Cuando la acción es más, repetir el experimento, pero esta vez deje que su hijo elija otros suministros para agregar.

¿Qué efecto hace la pimienta “explosión?”

¿Si añade Sal puede cambiar algo? ¿Qué pasa si añadimos espaguetis?

¡Recuerde que esto no es una manifestación, es un experimento!

Deje que su hijo cambie las variables, predecir lo que va a suceder, y disfrutar de los resultados.



Explicación

En el experimento podemos observar que el bicarbonato de sodio y vinagre reaccionan para hacer la explosión.

Se debe entender que el bicarbonato de sodio es una base y vinagre es un ácido, al mezclarse los ácidos y bases se produce una reacción química.
 
Registrado
21/3/19
Mensajes
171
Ubicación
Desde mi Buhardilla
5.-) Cómo hacer plastilina ecológica.

¿Por que hacer plastilinas ecológicas?

Porque es un producto no tóxico que puede ser preparado por niños y adultos.

Elaboración de la plastilina:



Ingredientes:

2 tazas de harina cernida finamente

2 tazas de agua

1 taza de sal

2 cucharadas de aceite de girasol (o cualquier aceite vegetal)

1 cucharada de crémor tártaro (se consigue en tiendas especializadas de repostería)

Colorante alimentario líquido



Preparación de la plastilinas ecológicas caseras

Paso 1: Colocar todos los ingredientes en un recipiente y calentar a fuego lento removiendo la mezcla hasta lograr una pasta homogénea.



Paso 2: Quitar el recipiente y amasar sobre una tabla hasta que la más sea consistente, dividirla en trozos y aplicar unas gotas de colorante alimentario del color elegido para cada uno de ellos, volver a amasar cada trozo de manera independiente, hasta que el color se distribuya bien. La masa ya está lista para proporcionar horas de sana diversión.



Paso 3: La masa puede hornearse por 15 minutos a 130 grados centígrados y una vez fría barnizarse con pegamento.



Conclusiones

Podemos concluir que la elaboración de plastilinas ecológicas es un procedimiento sencillo, económico y que pueden ser trabajados conjuntamente con los niños.
 
Registrado
21/3/19
Mensajes
171
Ubicación
Desde mi Buhardilla
6.-) Pez de cartón que nada sobre el agua.

Una vez más nos valdremos de líquidos de distintas densidades para llevar a cabo este experimento.

Es muy sencillo y entretenido, ya que podremos ver cómo un pez de cartón nada por sí solo en un recipiente con agua, impulsado por nada más y nada menos que unas gotitas de aceite.

Este experimento es total y absolutamente seguro, pero involucra utilizar unas tijeras así que si no cuentas con permiso de papá y mamá o bien a ellos les gustaría estar pendientes de ti cuando lo hagas, coméntales que necesitas usarlas.

Recuerda siempre que los objetos metálicos con punta, como las tijeras o cuchillos, pueden hacerte daño, así que siempre ten cuidado con ellos.



Lo que vas a necesitar:

Un trozo de cartón

Unas tijeras

Un recipiente grande como un cubo para llenarlo con agua

Un gotero lleno de aceite de cocina

Agua.



Cómo preparar el experimento

Lo más complicado de todo esto es darle la forma necesaria al pez de cartón.

Primero dale la forma que desees, puede ser tan sencillo como gustes.

Una vez que tenga la forma, lo que debes hacer es cortar un canal por el medio que vaya desde la cola del pez hasta el centro.

Para ello, necesitarás las tijeras y buen pulso para que el canal quede lo más recto que puedas.

Una vez que llegues al centro del pez, necesitas hacer un círculo donde termina el canal (en el medio de tu pez de cartón).

El círculo debe ser muy pequeño, para que apenas quepa una gotita de aceite.

Llena el recipiente con agua y coloca tu pececito sobre el agua.

Si no quieres que termine por hundirse, puedes plastificar el pez pero darle la forma al canal y hacer el círculo interno puede dificultarse bastante.

Una vez que el pez esté flotando sobre el agua, simplemente debes agregar una gota a la vez de aceite justo en el centro del pez, en el círculo que cortaste.

Verás cómo el pez se impulsa a lo largo del recipiente sin que tú lo toques.



Explicación:

La naturaleza, al igual que muchos de nosotros, siempre hará lo que menos trabajo represente.

Siempre busca la forma más eficaz y menos desgastante de hacer las cosas.

Por ello es que funciona este experimento. Para la naturaleza, es mucho más sencillo permitir que la gota de aceite se extienda libremente por toda la superficie del agua, en lugar de mantenerla unida en una gota tan compacta.

Además, dado que agua y aceite no se pueden disolver entre sí, y que el aceite es menos denso que el agua, éste siempre se mantendrá a flote sobre el agua, buscando expandirse hasta cubrir toda la superficie.

Sin embargo, como encerramos la gotita de aceite en un círculo y la única salida es por el canal que cortamos, el aceite debe salir por allí.

Cuando lo hace, va impulsando al pez hacia adelante. Así es como logramos que naden los peces de cartón sin tocarlos.
 

Regístrate o inicia sesión

Debes de ser un usuario registrado para poder comentar

Crear una cuenta

Regístrate y forma parte de nuestra comunidad

Iniciar sesión

¿Ya tienes una cuenta? Accede aquí

Tendencias

Prime Música

Últimos artículos

Arriba