Bienvenido a Foro Jóvenes

Te invitamos a registrarte y ser parte de nuestra comunidad ¡Es rápido y sencillo!

Registrarse Acceder

Rock Board Magazine. (la Pizarra del Rock)

Pepe Tequila

Usuario del mes
Registrado
21/3/19
Mensajes
172
Puntos
18
Ubicación
Desde mi Buhardilla

ROCK BOARD MAGAZINE


La Pizarra del Rock
Y LA HISTORIA COMIENZA

Los Gigantes del Rock se manifiestan en una nueva expresión donde los acordes de las guitarras eléctricas se entremezclan en el universo del Rock Board Magazine.

La Pizarra del Rock está lista para escribir una nueva página llena de anécdotas, datos interesantes e historias de nuestros monstruos, desde los pioneros hasta las nuevas tendencias del Rock.

Desde Elvis Presley y Bill Halley y sus Cometas hasta U2, y mucho más… Toda una historia que comenzó en los cincuentas y que en la actualidad sigue bullendo entre los acordes de la batería, el sonido del bajo y la lírica inspirada de las guitarras eléctricas.

Comencemos éste recorrido que nos conducirá al fabuloso ritmo que revolucionó al mundo y que cambió la historia musical del siglo XX y que es la huella indeleble e imperecedera del siglo XXI…
 

Pepe Tequila

Usuario del mes
Registrado
21/3/19
Mensajes
172
Puntos
18
Ubicación
Desde mi Buhardilla

JIMMY HENDRIX… ¿HIZO PACTO CON EL DIABLO?

Estrenamos la Pizarra del Rock escribiendo en ella una anécdota muy poco conocida y que nos pareció amena e interesante.

Jimmy Hendrix es considerado el mejor guitarrista de rock de todos los tiempos, al grado que en muchos lugares lo llamaban 'El dios de la guitarra'.

Fue un hombre excepcional, que tenía una extraordinaria habilidad en los dedos para tocar con maestría las cuerdas de la guitarra, al grado que dejaba extasiados a todos los que lo oían.

Muchas veces él ha sido tratado de imitar pero sin éxito, Jimmy Hendrix sonreía cada vez que escuchaba hablar de cierta leyenda que se tejió detrás de su persona.

Se decía que en realidad era un guitarrista común y corriente que quería ser el mejor. Cansado de no obtener el reconocimiento deseado, antes de ser famoso por supuesto, una noche hizo pacto con el diablo.

Le ofreció su alma a cambio de ser el mejor guitarrista de todos los tiempos, e incluso el mito va más allá pues se dice que llegó a firmar su pacto con su propia sangre.

El resultado fue que durante dos o tres días sintió los dedos dormidos y cuando tomó su guitarra, éstos se deslizaron como si tuvieran vida propia y tocó acordes muy difíciles y originales.

Al principio se asustó, pero se dio cuenta de que el pacto había sido contestado. Así, con el tiempo se convirtió en el monstruo del rock que todos conocemos.

Claro está que todo esto es una leyenda, pero cuando le cuestionaban personalmente el mito, él se encogía de hombros, reía y esbozando una enigmática sonrisa, miraba a la gente en forma misteriosa y al decir de algunos, hasta en cierta manera 'diabólica'.

Jimmy Hendrix nunca dijo sí, pero tampoco dijo no.

Los más religiosos se santiguaban, mientras que él tocaba su guitarra como solo él sabía, levantando olas de admiración entre sus seguidores en cada concierto...
 

Pepe Tequila

Usuario del mes
Registrado
21/3/19
Mensajes
172
Puntos
18
Ubicación
Desde mi Buhardilla

EL BEATLE QUE QUISO SER UN ROLLING STONE

Ahora, La Pizarra del Rock presenta la siguiente anécdota, la cual consideramos que será de tu agrado.

En una entrevista que le hicieron en Dakota del Sur a John Lennon en el año de 1967, él confesó que siempre le ha atraído la manera de tocar de los Rolling Stones.

E incluso consideró que la forma interpretativa de Mick Jagger 'era sencillamente arrolladora'.

Los Beatles estaban en el pináculo de la fama, aunque ya habían empezado a surgir ciertas discrepancias entre John, Paul y Ringo, por el hecho de que no quería grabar temas compuestos por George Harrison por considerarlos 'fuera del estilo Beatle'.

E incluso se habló entre ellos de 'dejar descansar al cuarteto por unos meses', pero las giras y la exigencia de sus fans no les daban descanso.

Cuando los Rolling Stones tocaron en ese año en un auditorium en Chicago, John fue de incógnito a verlos.

Fue con unos amigos y llevaba una bufanda que le tapaba la boca y parte de la nariz. Fingió andar resfriado para que no lo reconocieran sus fans.

Al estar viendo a los Rolling Stones cantar 'Satisfaction' en el escenario, le nació el deseo de cambiar de banda. Desde siempre los admiraba y se imaginó tocar al lado de Jagger.

Pero ese deseo nunca se cristalizó, ya que en la Gran Bretaña consideraban a los Stones y al Cuarteto de Liverpool como contrarios, en una competencia por lograr la fama absoluta.

Además, había cierto rechazo por parte de los Stones, ya que desde que Lennon afirmó que Los Beatles 'eran más populares que Jesucristo', ellos sintieron como que él trataba de decir que no había otro grupo mejor que Los Beatles, por lo que Los Rolling Stones no eran nada.

En una ocasión, Yoko Ono declaró que en la intimidad de su cuarto, John Lennon ponía discos de los Stones y los 'acompañaba' cantando y tocando su guitarra.
 

Pepe Tequila

Usuario del mes
Registrado
21/3/19
Mensajes
172
Puntos
18
Ubicación
Desde mi Buhardilla

ROCKEROS. LA VERDAD DE LA SANGRE VOMITADA

Dentro del rock existe una variante a la que se le ha dado en llamar el Rock Satánico, donde algunos de sus máximos integrantes vomitan sangre, otros arrojan tripas de cerdo sobre su público, otros más hasta mastican murciélagos, comen cucarachas, o piden al público que escupan en un vaso y luego se beben el contenido como Marilyn Manson, y otros ejemplos más.

Estas son las manifestaciones extremas para llamar la atención y para que sus fans digan de ellos, como dicen los argentinos, 'Esos sí que son grosos'.

No nos toca hablar del satanismo en sí. Lo que nos interesa comentar en La Pizarra del Rock es acerca del hecho de vomitar sangre en el escenario, acto que comenzó a hacerlo Ozzy Osbourne y Alice Cooper en algunas ocasiones, pero que se convirtió en su sello característico y clásico de Gene Simmons, de Los Kiss.

No hay nada más impresionante que ver a un rockero vomitar sangre en medio de los sonidos aturdidores de las guitarras eléctricas y de las luces multicolores fantasmales. Todo rodeado con mucha niebla, sudor y gran expectación.

Todo esto ya forma parte de la vida urbana de la música de rock, pero... ¿Sabías tú que la sangre es el único alimento que el cuerpo no digiere?

Cuando comes moronga, morcilla, rellena, sangre fresca en un rastro, en fin, toda es desechada en la letrina una vez que ha pasado por tu aparato digestivo.

Esto lo saben los rockeros como Gene Simmons. El día de sus conciertos no comen nada. Un poco antes de salir al escenario se beben un litro de sangre de res o de cordero, y cuando empiezan a tocar, en un momento cumbre de sus interpretaciones, se provocan ellos mismos el vómito y es cuando la sangre mana de sus bocas manchando su cuello y sus ropas, dando a la escena un toque impresionante, diabólico, como salido del fondo de los más obscuros infiernos.

Esto es para que la gente piense que están posesionados por el demonio quien los hace escupir sangre, al estilo de la cosa verde que vomitaba la niña de El Exorcista.

Por lo que ya saben el secreto de estos rockeros. No comen nada en todo el día para no mezclar con comida la sangre y para que ésta salga limpia, roja, brillante, y de esta manera sus bocas semejan un volcán que regurgita el contenido de las entrañas del Averno...
 

Pepe Tequila

Usuario del mes
Registrado
21/3/19
Mensajes
172
Puntos
18
Ubicación
Desde mi Buhardilla

LA LENGUA MÁS CARA DE LA HISTORIA DEL ROCK

La Pizarra del Rock presenta ahora una anécdota muy poco conocida.

El israelita Chaim Witz adoptó el nombre artístico de Gene Simmons, para ser el bajista y vocalista del legendario grupo KISS.

Simmons es el 'demonio del Rock, que vomita sangre y 'escupe' fuego por la boca.

Su lengua es la más famosa del mundo del rock, al grado que ha opacado en muchas ocasiones a la 'lengua símbolo' de los Rolling Stones.

Sabedor que su apéndice gustativo es célebre, lo ha asegurado por la nada despreciable cantidad de.. ¡Dos millones de dólares!

Con ello, la lengua de Simmons es la más cara y valiosa no solo del hard rock, sino del rock entero y hasta del pop.

Y pensar que estuvo a punto de perderla en el año de 1981 cuando en un concierto en Monterey, California una fan se le acercó con la finalidad de arrancarle la lengua de un certero mordisco.

Todo empezó en el Monterey Stadium, en Janesville. Una chica de unos 22 años llamada Louise Gibbs, o Margaret Hitchmann, (Según cuenta lo que actualmente se ha convertido en una célebre leyenda urbana) la cual era una drogadicta y gótica, supo que un coleccionista inglés apellidado Stetson había comentado que pagaría hasta un millón de dólares con tal de tener la lengua de Gene Simmons en un frasco con formol y en las vitrinas de su vasta colección de cosas raras.

Como Louise, (O Margaret) estaba completamente sumida en el vicio de la morfina, necesitaba el dinero para seguir administrándose las dosis diarias que necesitaba así que asistió al Stadium y se sentó en las primeras filas, muy cerca del escenario.

Su idea era abrazarlo aprovechando los breves momentos en que los KISS se acercan para ser agasajados por sus admiradoras, darle un beso en la boca y en el roce de las lenguas, se la arrancaría de un mordisco para luego escabullirse hacia la salida entre el mar de gente.

Los KISS salieron al escenario y dieron un concierto como solo ellos lo saben hacer. Al terminar de tocar, se acercaron a sus admiradoras y la chica, a la que desde lejos se le notaba que era drogadicta y que vestía de dark, fingió estar emocionada y se le abalanzó a los brazos de Gene.

Pero hubo un detalle que ella no consideró. Gene Simmons, el Demon, es un hombrazo de 1.90 de estatura y ella solo medía 1.60. Trató de alcanzar su boca colgándose de su cuello, pero el rockero estaba mal parado e hizo esfuerzos para no caerse junto con la chica.

Dos elementos de seguridad que estaban alertas para proteger a los ídolos del rock se dieron cuenta que la muchacha estaba todavía bajo los influjos de alguna droga y la sometieron, ya que pensaron que estaba a punto de atentar contra la integridad física del cantante.

Fue llevada a una celda donde esperaron a que se le pasara el efecto de la droga. Gene Simmons nunca sospechó que su amada y legendaria lengua había estado en peligro.

Una vez que se le pasaron los efectos, su cuerpo empezó a pedir otra ración. Desesperada pedía un poco de morfina inyectada y como se la negaron, empezó a tener dolores y torturas que le hicieron gritar. Hubo la necesidad de llevarla a una clínica de desintoxicación.

Estando ahí confesó que había asistido al concierto porque iba por su más preciado trofeo... ¡La lengua del demonio del Rock!

Cuando Gene Simmons supo todo esto, no lo podía creer. Sus compañeros de la banda le sugirieron en broma que asegurara su lengua, lo cual hizo casi 25 años después...
 

Pepe Tequila

Usuario del mes
Registrado
21/3/19
Mensajes
172
Puntos
18
Ubicación
Desde mi Buhardilla

OZZY OSBOURNE MORDIO Y DECAPITO A UN MURCIELAGO VIVO

No podía faltar en la Pizarra del Rock una anécdota muy asquerosa y no planeada que le sucedió a Ozzy Osbourne.

Resulta que en el año de 1982, Ozzy siempre quiso destacar como el más 'grueso' de los rockeros y antes de cada concierto ideaba cosas para sorprender a su público.

Algunas veces vomitó sangre, usando la técnica que ya comentamos en un artículo anterior de Rock Board Magazine como recordarás, pero desistió de ello, ya que no quería que la gente lo catalogara como un mediocre imitador del grupo Kiss.

A veces sus ayudantes salían disfrazados de zombies al estilo de 'Thriller', de Michael Jackson y hasta hubo espectáculos de lanzallamas, pero esa técnica también los Kiss, y en una ocasión los Rolling Stones la usaron.

En otra ocasión, sus ayudantes le pasaron un pollo sin plumas, crudo, y él le arrancó una pata de un mordisco para luego destrozarlo con los dedos y arrojar los trozos y los intestinos sobre su delirante público.

Pero llegó el día que en un concierto de Rock en Des Moines, Iowa, en los Estados Unidos, y por sugerencia de Sharon, su esposa, sus ayudantes en medio del concierto iban a arrojar murciélagos de plástico para que él los mordiera y jugara con ellos.

Salió al escenario a dar lo mejor de sí, y al estar en un momento cumbre del show, los murciélagos cayeron 'de la nada' al escenario, por lo que Ozzy tomó uno que no parecía de utilería, lo levantó sujetándolo de las alas para luego arrancarle la cabeza de un certero mordizco.

Sus ojos se sobresaltaron por lo que había hecho, ya que un fuerte sabor a rata inundó su boca, a la vez que del decapitado cuerpo brotaba la sangre... ¡Le había arrancado la cabeza a un murciélago real y vivo!

Un fan había llevado al quiróptero para regalárselo, y al ver que los ayudantes le arrojaban los murciélagos de plástico, hizo lo mismo con el real que llevaba en una cajita de cartón.

El grupo de Black Sabbath seguía con el delirante espectáculo mientras que las arcadas invadían a Ozzy, quien despues tuvo qué ser llevado al hospital para prevenir algún síntoma de rabia o de cualquier otra enfermedad que el bicho hubiera tenido.


Ozzy comentó después a sus amigos que el sabor era de lo más desagradable que había probado en toda su vida...

Ahora, al paso de los años, él, junto con la prensa se han dedicado a desmentir éste acontecimiento, el cual ha pasado a formar parte de las leyendas urbanas, pero sospechosamente, cuando álguien comenta el incidente, él hace un gesto de asco, su mirada brilla de nerviosismo y suelta una serie de risitas que hacen ver que la leyenda urbana tiene mucho escondido de verdad...
 
Última edición:

Pepe Tequila

Usuario del mes
Registrado
21/3/19
Mensajes
172
Puntos
18
Ubicación
Desde mi Buhardilla

EL SECRETO DE GENE SIMMONS PARA ESCUPIR FUEGO

Cuando Paul Stanley del grupo KISS compuso en 1974 la canción Firehouse, surgió la necesidad de dar mayor espectacularidad a las presentaciones de la banda y fue Gene Simmons quien tuvo la gran idea de llevar literalmente a la práctica lo del fuego arrojándolo él mismo por la boca.

Después de muchos ensayos y de no pocos cabellos quemados, Simmons tomaba un trago de gasolina blanca y la escupía con fuerza contra una antorcha encendida.

Pero esto causaba grandes problemas. La antorcha o tea echaba mucho humo y aunque el rockero procuraba escupir el combustible cuidadosamente, en ocasiones las llamas se le acercaban peligrosamente a la cara, por lo que por instinto se cubría con una mano, con ello en ocasiones se embarraba la pintura que le cubría el rostro.

Aparte, al momento de escupir el combustible, si estaba el grupo KISS tocando en un lugar abierto, el viento (Como le ocurrió en tres ocasiones al grado que los demás integrantes tuvieron qué parar de tocar para apagarle las llamas del cabello) los vientos cambiaban de dirección y daban exactamente hacia su cara.

Además, el fuego derretía un poco la pintura al grado que las líneas de los dibujos se le deformaban un poco.

Gene Simmons siempre ha sido muy creativo. Con la ayuda de un amigo químico, terminó por sustituir el combustible por otro menos peligroso, hecho con gasolina blanca diluida y con otro ingrediente que le daba mayor brillantez al fuego y una mayor espectacularidad.

Sustituyó la antorcha por una espada y ahí reside todo el secreto.

La espada, en su interior tiene un depósito de combustible para unos tres o cuatro disparos, y un espacio donde hay aire comprimido.

En la punta de la espada hay un botón aspersor al estilo de los sprays pero de aluminio, para poder controlar la dirección de las llamas.

La espada está siempre encendida como una antorcha. En el mango de la espada hay un botón, el cual, hace que al momento de apretarlo, salga con fuerza un chorro de combustible, impulsado por el aire comprimido, a la dirección del botón o pivote. Simmons cuidadosamente apunta en sentido contrario a él y habiendo antes visto la dirección del viento.

Por lo que ahora ya no tiene necesidad de tomar un trago de combustible para luego escupirlo hacia la espada-antorcha. Solo le basta soplar con fuerza a la vez que aprieta el botón para dar el efecto simulado que de su boca sale la llamarada.

En algunos conciertos hace como que toma algo de una botella para luego escupirla en la espada, pero lo que contiene la botella es simplemente agua potable, la cual la digiere.

Gene Simmons es creativo, no cabe duda. En algunos conciertos mezcla una pizca de sustancias químicas en el combustible para sacar llamas blancas, o rojas, o anaranjadas, o amarillas, y de otros colores. Por lo general solo realiza dos o tres demostraciones en todo el concierto de escupir fuego, pero tiene reservadas otras dos o tres espadas listas, cargadas de combustible y de aire comprimido...
 

Regístrate o inicia sesión

Debes de ser un usuario registrado para poder comentar

Crear una cuenta

Regístrate y forma parte de nuestra comunidad

Iniciar sesión

¿Ya tienes una cuenta? Accede aquí

Tendencias

Arriba