Novedades

Welcome!

By registering with us, you'll be able to discuss, share and private message with other members of our community.

SignUp Now!

Desmontando el mito de la asimetría penal en violencia de género

Mercromina

Nueva usuaria
Registrado
22/7/10
Mensajes
42
Gustó a
9
#1
En los últimos días estamos leyendo o escuchando con mucha frecuencia una afirmación que, a fuerza de repetirla, se ha convertido en un axioma casi universal: la existencia de una marcada asimetría penal cuando de violencia de género se trata, si la comparamos con el mismo resultado en el caso de que la autora sea la mujer y la víctima el hombre.
O, dicho en términos sencillos, que el maltrato del hombre a la mujer está mucho más castigado que el de la mujer al hombre.


Seguro que les suena.
Pero ¿es realmente cierto este axioma?
Y, caso de serlo ¿es realmente tanta la diferencia punitiva como se empeñan en hacernos ver?

Como se trata de un asunto peliagudo, lo mejor será comparar uno y otro caso Codigo Penal en mano.
De delito en delito

Delito leve de injurias o vejación injusta
Así, si empezamos el recorrido de menor a mayor gravedad, nos encontramos, en primer término, con el delito leve de injurias o vejación injusta, la antigua falta, utilizada para penar insultos y faltas de respeto.

En ese caso, la pena aplicable (artículo 173.4 del Código Penal) es exactamente la misma, sea hombre o mujer el autor.
Eso es así por la referencia genérica al artículo 173.2, que recorre todos los supuestos de violencia doméstica y de género, como se verá más adelante.
A salvo el pequeño matiz en relación a la multa, que no cabe en el caso de que existan entre autor y víctima relación que de lugar a prestaciones de separación, divorcio o medidas sobre los hijos.
Quiere ello decir que la pena de trabajos en beneficio de la comunidad o de localización permanente, y la de alejamiento, tienen idéntica extensión en uno u otro caso.
Maltrato de obra, amenazas leves y coacciones
Continuando con este viaje imaginario por nuestro Código Penal, hay que hacer escala en los delitos específicos de la violencia de género: maltrato de obra, amenazas leves y coacciones también leves.

Así, en primer lugar, el maltrato de obra tiene asignada una pena para el hombre autor de prisión de 6 meses a 1 año o trabajos en beneficio de la comunidad (artículo 153.1), mientras que si el delito es cometido por la mujer contra su marido o pareja, la pena es de 3 meses a 1 año o trabajos comunitarios en idéntica extensión (artículo 153.2).
Así pues, el techo punitivo -la máxima pena que puede imponerse- es exactamente el mismo si se opta por la prisión, diferenciándose solo en el límite mínimo, y la pena es por completo igual para uno y otra si se opta por los trabajos.
Una diferencia no demasiado relevante, más aún si se tiene en cuenta que la extensión de la pena de prisión permite, si concurren los requisitos, la suspensión de la ejecución, y que en gran parte de casos se impone la de trabajos comunitarios en su lugar.
Amenazas leves
En cuanto al delito de amenazas leves, es donde mayores diferencias hay.
En el ámbito de la violencia de género, la pena para el autor sería idéntica a la ya vista en el maltrato (artículo 171.4), mientras que si es la mujer quien amenaza a su marido o pareja, el hecho sería delito leve y tendría asignada pena de localización permanente, trabajos comunitarios o multa (artículo 171.7).
Realmente éste, junto con el de las coacciones leves (art. 172. 2 y 3 respectivamente) es el único caso en que la llamada asimetría penal es más patente, aunque tampoco se debe olvidar que se ha de tratar de amenazas o coacciones leves, puesto que las graves seguirían las normas generales sin especificidad alguna.
En cuanto a las penas accesorias en estos tres delitos -de aplicación facultativa siempre- de suspensión o privación de la patria potestad, sí pueden tener una duración distinta, aunque el tramo es tan amplio que poca efectividad tiene en la práctica, máxime cuando es del todo infrecuente la imposición de una pena de este tipo para un solo delito de los de resultado más leve.
Lesiones graves
Y, continuando con este recorrido, podemos encontrarnos con una verdadera sorpresa.
Las lesiones graves (artículo 148), cuando se cometen con armas, están más gravemente penadas para el caso de que sea la mujer la autora que si lo es el hombre.
¿Cómo se explica eso? Pues, sencillamente, porque cuando la víctima es mujer no puede aplicarse la agravante de parentesco (artículo 23) -porque ya viene contemplada en el tipo- y sí cuando la víctima es un hombre.
Ello supone que en el caso de una autora de este delito de lesiones graves (artículo 148.1), la pena se impondría en su mitad superior, -esto es, de 3 años y 6 meses a 5 años-, mientras que si se trata de autor varón (artículo 148. 1 y 4) la pena podría imponerse en toda su extensión –de 2 a 5 años-.
Esta asimetría “inversa” tiene una importante consecuencia: en el caso de que las lesiones las causara el hombre a la mujer con la que tuvo o tiene una relación de matrimonio o pareja cabría la suspensión de la pena y nunca cabría, sin embargo, para la mujer que lesionara al hombre.
Quizás podría corregirse tal disfunción con la aplicación de la agravante de género (art. 21.4) pero su compatibilidad con el subtipo específico es dudosa de cara a evitar el “non bis ídem”.
Malos tratos habituales
Siguiendo nuestro trayecto, es muy revelador el delito de malos tratos habituales (artículo 173.2), uno de los más frecuentes en la violencia de género, el cual no hace distingos sobre si autor o víctima son varón o mujer, puesto que se refiere al “cónyuge” o relación análoga, sin referencia ninguna al género.
Lo cual supone que no hay asimetría penal ninguna, estando prevista idéntica pena en uno y otro caso.
Tampoco la hay en el nuevo delito de acoso (artículo 172 ter.2), que remite a esos mismo sujetos.
Por tanto, el maltrato habitual -que incluye gran parte del maltrato psicológico- y el acoso, tienen el mismo reproche penal sea cual sea el género de autor y víctima.
Por contra de lo que muchos creen, este delito no contiene en su formulación ni en su castigo referencia ninguna al género.
Fuera de estos casos, el resto de delitos que se conocen dentro del ámbito de la violencia de género, desde el allanamiento de morada, la detención ilegal, las coacciones graves o las amenazas graves, por citar algunos, hasta los de más terrible resultado, como la violación o el homicidio o asesinato, no tienen ninguna previsión específica o genérica a la cualidad de hombre o mujer de autor ni víctima, teniendo previsto exactamente igual castigo.
A la vista de todo ello, ¿podemos seguir afirmando la existencia de una importante asimetría penal?
A mi entender, es más que dudoso.
Pero, en el caso de entender que sí se da esa importante asimetría, ¿no sería de mayor trascendencia la que afecta a la mujer autora de un delito grave de lesiones con respecto al varón?
Las diferencias que teóricamente perjudican al varón quedan en el suelo punitivo del maltrato de obra no habitual, y en la distinción entre delito leve y delito “no leve” de amenazas y coacciones leves –a pesar de la confusa terminología-.
Sin embargo, una aplicación estricta del delito de lesiones graves puede perjudicar mucho más a la mujer.
Pero, en cualquier caso, conductas como matar, violar o secuestrar se castigan exactamente del mismo modo.
De cualquier modo, y aún reconociendo el caso de esa asimetría que se da en amenazas y coacciones leves, tampoco estaría carente de justificación.
Hay otros delitos en que la condición de autor agrava el hecho, como ocurre con los delitos cometidos por funcionario públicos, y otros donde es la cualidad de la víctima la que lo hace más reprochable, como el delito de atentado.
Y nadie se lleva las manos a la cabeza por ello.
 

Mercromina

Nueva usuaria
Registrado
22/7/10
Mensajes
42
Gustó a
9
#2
Agravante de género
Y en cuanto a considerar la agravante de género como un factor de discriminación, cabría decir otro tanto. Si el artículo 14 de la Constitución establece que nadie podrá ser discriminado por razón de sexo, raza, religión u opinión, entre otros, ¿por qué espantarnos porque la agravante genérica (artículo 22.4) lo contemple como un plus, al igual que hace con la raza, religión u opinión?
Lo que ocurre es que en ocasiones se mezclan conceptos y situaciones. Especialmente, la detención. La afirmación de que todos los hombres son detenidos en estos casos es moneda común. Pero, de una parte, nada tiene que ver ello con esa supuesta asimetría penal, puesto que los requisitos de la detención vienen en la ley desprovistos de referencia alguna al género.
Y, de otra, de no darse tales requisitos, hay un procedimiento específico para remediarlo, el “habeas corpus” que, sin embargo, es infrecuente en los juzgados de violencia sobre la mujer.
También es cosa distinta la existencia de unos juzgados específicos, pensados para combatir una realidad específica, pero que aplican exactamente las mismas leyes que cualquier otro juzgado de instrucción.
Es más, en la mayoría de los casos, esos juzgados también tienen las funciones de cualquier otro juzgado de instrucción, como ocurre con los llamados mixtos compatibles.
En definitiva, y sin ánimo de sentar cátedra, convendría reflexionar sobre la realidad de un afirmación tan tajante como la expuesta al principio de estas líneas y pensarlo dos veces antes de dar una respuesta.
Quizás llegaríamos a la misma conclusión que en tantas ocasiones ha llegado el Tribunal Constitucional: que la legislación en esta materia no conculca nuestra norma suprema.
O quizás no. La opinión es libre, aunque el imperio de la ley no lo sea a la hora de aplicarla.

Fuente: https://confilegal.com/20170112-asi...shareweb&utm_content=footer&utm_origin=footer
 

Mercromina

Nueva usuaria
Registrado
22/7/10
Mensajes
42
Gustó a
9
#3
Le dedico este post a todos los cuñados de internet que se llenan la boca con chorradas que dicen los partidos políticos sin tener ni zorra de derecho.
 

Rick C-137

Savior of the forum.
Registrado
27/10/15
Mensajes
22
Gustó a
15
#4
Te juro por mi vida que me he leído el artículo atentamente, hazme un favor, ya que no eres una cuñada de leerte lo siguiente que te paso:

En primer lugar, este hilo de twitter de la jueza "LadyCrocks" (Haz click en la ventana y se abrirá el hilo completo)


Y ahora este artículo que desmonta con argumentos jurídicos el artículo que has posteado:

https://observatoriogalileo.blogspot.com/2017/01/la-asimetria-penal-en-la-violencia-de.html

Lo más ilustrativo me parece que cuando hace una enumeración exhaustiva de los delitos, se le "olvide" incluir algunos como el de lesión grave (cuando ha incluido la leve) que curiosamente muestran una gran asimetría, si está enumerando los posibles delitos para desmontar que la asimetría no existe (es un mito) y curiosamente uno de los delitos con mayor asimetría se le olvida puedes dudar de la seriedad e imparcialidad del texto, aun así es gracioso ver como siendo un mito, en el segundo de los delitos que comenta reconoce su existencia.


Pero lo peor de todo es la desactualización del artículo, si lo hubieras posteado la semana pasada tira que te va, pero esta semana ha ocurrido algo muy curioso respecto al Agravante de género. Te cito:

Si el artículo 14 de la Constitución establece que nadie podrá ser discriminado por razón de sexo, raza, religión u opinión, entre otros, ¿por qué espantarnos porque la agravante genérica (artículo 22.4) lo contemple como un plus, al igual que hace con la raza, religión u opinión?
Hasta ahora, algunos juzgados requerían observar esa discriminación de género para aplicar el agravante, pero resulta que esta semana se ha sentenciado que cualquier agresión de un hombre a una mujer dentro de la pareja implica inmediatamente delito de género, esto ha sido en una pelea en el que discutiendo por la hora de volver a casa ella le propinaba un puñetazo a él, él un tortazo a ella y ella una patada a él. Siendo este el contexto se ha decidido que el tortazo de él a ella tenía ese agravante de discriminación por género a pesar de que a todas luces no estaba motivado por ese "machismo". Esto sienta jurisprudencia y a partir de ahora toda agresión de homrbe a mujer será discriminatoria.

Para seguir con la analogía sobre religión, opinión o raza que hacías.

Imagínate que tras un golpe con el coche se baja el otro conductor y tras una bronca te acaba pegando una torta y tu se la devuelves y os enzarzáis en una pelea. Imagínate que esa persona es de otra raza. Pues con una sentencias como estas se te imputaría discriminación por raza aunque tu en ningún momento se te pasara por la cabeza pensar que raza era, ¡Aunque ni lo supieras!.

Eso evidentemente no pasa ni nadie lo aceptaría, pues algo así es lo que tenemos a considerado a partir de ahora nuestra "justicia patriarcal" en materia de violencia de género.


Hay cosas, para acercar posturas en el que el artículo tiene razón.

No toda la asimetría jurídica que sufren los hombres respecto a las mujeres es asimetría penal, el hecho de que haya un juzgado exclusivo para juzgar crímenes de hombres contra mujeres resulta en la mayor discriminación y sería asimetría procesal. Tampoco toda la asimetría proviene de la LIVG, el artículo tiene razón en que la LIVG no dice nada de que los hombres tengan que ser detenidos, pero lo cierto es que la policía tiene directrices de que en este tipo de casos, ante la mínima duda, mejor detener que arriesgarte a la repercusión mediática. La LIVG no dice nada de que las ayudas solo sean para las mujeres, pero hay un entramado institucional de observatorios e institutos que se encargan de que cualquier mujer tenga toda la asistencia y ayuda que necesite, es cierto que es mayor la necesidad de estos observatorios que ayuden a mujeres a otros similares enfocados a los hombres porque ellas padecen más este tipo de violencia, pero si estas instituciones estuvieran al servicio de TODAS las víctimas, podrían seguir ayudando a TODAS las mujeres a las que ayudan y además a los hombres que lo necesiten.

Lo que quiero decir es que ni la LIVG obliga a las desigualdades que padecemos, ni derogarla garantizaría un trato igualitario para ambos sexos.


Por último me gustaría preguntarte una cosa, si la actual LIVG prevee exactamente el mismo trato penal para una víctima mujer (quien queda dentro), que para un hombre (quien queda fuera). ¿Por qué motivo crees necesaria su existencia? ¿Por qué crees que hay tanta gente que la defiende como necesaria?. Si se aplican las mismas leyes para hombres y mujeres... ¿No tendría sentido que le ley fuera una única ley que amparara a ambos? ¿Qué necesidad de redactar las mismas leyes dos veces, una para cada sexo, para acabar diciendo exactamente lo mismo? ¿No es esto un sinsentido.?

Yo creo que puedes defender la asimetría si quieres que es lo que buena parte del feminismo lleva haciendo mucho tiempo, es más, creo que es lo que acabarás haciendo, o al menos lo harás si de verdad has leído lo que he puesto, eres honesta, y no cambias de opinión respecto a la LIVG (lo que sería una sorpresa agradabilísima). Defender el trato desigual. Espero que si lo haces no uses el argumento cuñado por excelencia de "Como hay más hombres que matan a mujeres que viceversa necesitan mayor castigo por la misma acción". Pero intentar decir, a estas alturas, que esa asimetría no existe es como taparse los ojos, negar la realidad y decirle a la gente que 2 + 2 son 5. Es absurdo, contraproducente (para cualquier fin) y cualquier persona se sentiría insultado viendo alguien que niega lo evidente por pura ideología.


Un saludo.
 
Última edición:

Mercromina

Nueva usuaria
Registrado
22/7/10
Mensajes
42
Gustó a
9
#5
No, si yo estoy de acuerdo con lo que amplías, más o menos. Pero no hay que negar que hay mucho cuñao que habla sin tener ni zorra y bueno, el artículo se ciñe a lo penal así que mejor dejar lo procesal a un lado.

Lo de la detención... Es lo que más repiten los cuñaos, y está claro que con las presiones que hay los policías actúan como actúan, pero al hombre que no ha hecho nada siempre le quedará el habeas corpus...

Si en serio, gracias por tu ampliación, yo sólo había puesto un artículo que me había parecido interesante, sin más. No voy a defender ni dejar de defender la asimetría, o desigualdad. Si lo puse más que nada para nutrirme con comentarios como el tuyo. Pero vamos, porfi, no vuelvas a intentar adelantarte a lo que voy a decir o dejar de decir porque te has equivocado de lleno. Saludos.
 

spoderman

el carrer el meu gimnàs
Registrado
11/3/13
Mensajes
21
Gustó a
11
#6
Yo por asimetria de género, entiendo la existencia de una norma que se aplica únicamente a un tipo de persona (hombre, heterosexual). El agravio de que ante el mismo perjuicio, se castiga diferente según el autor (por tanto, delito de autor).

Todo esto en un marco como el nuestro, que en teoria apoya el Convenio de Estambul en donde es explicito que "la violencia de género" también la puede sufrir el hombre, no reflejándose esto en la ley actual en España.
 

Regístrate o inicia sesión

Debes de ser un usuario registrado para poder comentar

Crear una cuenta

Regístrate y forma parte de nuestra comunidad

Iniciar sesión

¿Ya tienes una cuenta? Accede aquí

Arriba