Mi experiencia con las trufas alucinógenas

#1
Ya lo he escrito en otros foros y viendo que tenía buena acogida lo he traído aquí por si a alguno le interesa el tema.


He odiado con todas mis fuerzas a todos los seres vivos por existir y he amado a una hormiga porque he sentido su vida como si fuera mía, he tenido miedo paralizante y frío, calor y tristeza, felicidad absoluta y una soledad terrible, mortal, he visto crecer el césped que estaba bajo el sol y, en algún momento, después de revolcarme por el suelo abrazando y acariciando las flores que respiraban serpenteando bajo mis pies, en algún momento… Después de la felicidad, después del amor más profundo que jamás haya sentido en la vida, pasado un año, diez, la eternidad, pasados unos minutos…

Cogí mi palo y me senté apoyándome en él, miré alrededor sin saber dónde estaba, aunque el sitio me parecía familiar, cotidiano, me tumbé bocarriba, podía coger mi palo y romper el cielo en arcoíris con su punta, podía dibujar fractales que tendían sus tentáculos geométricos en espirales hacia mí intentando atraparme y llevarme con ellos pero, después de un rato, resultaba demasiado aburrido, así que dejé mi palo a un lado y me detuve a observar lo que pasaba. Estaba en medio de un desierto, un desierto de hace cientos, miles, millones de años o a cientos, miles o millones de kilómetros de distancia, supongo que las dos cosas, miré mis manos aunque no pude reconocerlas, me sentía el primer hombre de la historia y al mismo tiempo… No tenía siquiera la certeza de ser un animal.

Estando en su piel me sentía bien, cálido, me sentía dentro de mí mismo aunque mi cuerpo hubiera cambiado, estaba en mi hogar dentro de la casa de un extraño, tendí mi mano hacia mi cara, su cara, nuestra cara… Y pasé los dedos sobre mi hocico, rugí al hacerlo y en algún momento empecé o empezamos a cambiar, en algún momento después de haber perdido mi palo aparecí en otro lugar, durante un segundo o siempre, no lo sé, me convertí en mi padre, hablaba y mi voz era la suya, mi nuez era la suya que vibrando en un tono más grave que la mía, <<Ojalá mi padre estuviese aquí sintiendo lo mismo que yo>> Pensé. <<Él es la persona que más se parece a mí, así no me sentiría tan solo>>.

Un amigo tiró una patata hacia arriba.

DESPIERTA. El color azul que aún recuerdo del despertar sucio de la anestesia inundó todo. Estaba en el hospital, otra vez. A punto de escapar de la muerte, con el suero y los tubos colapsándome las venas y los pulmones. No…

El teléfono empezó a sonar. Perdí el teléfono. Al rato volvía a tenerlo en la mano y era yo quien llamaba.

-¿Estás borracho?- Dijo alguien al otro lado de la línea.
No supe qué contestar, no estaba seguro. ¿Lo estaba? No, no he bebido nada, creo. ¿Estoy borracho? ¿Con quién estaba hablando por teléfono? ¿Teléfono? Lo miré como algo extraño, negro y brillante.

Tantas voces saltaron dentro de mi cabeza que no supe responder, balbuceé sin sentido, colgué, abrí la mochila y tiré el móvil dentro. Todos rieron, me sorprendí al recordar que los demás también existían.

La patata me calló en la cabeza.

Intentaba concentrarme en los límites de mi cuerpo y el tiempo, no podía, miré el reloj: |17.00| Soy solo un drogado, no estoy llegando a ninguna conclusión profunda ni viendo la realidad, solo estoy intoxicado, esto se pasará, no voy a dejar de existir por ellas, nadie ha muerto o dejado de existir por esto ¿Y si me vuelvo loco? ¿Y si pierdo la cordura? No, esta sensación pasará, volveré a mi cuerpo, pero algún día morirás, morirás y dejarás de existir y será como volver a esto sin poder escapar. Las pulsaciones se aceleran, noto el sudor saliendo de mis glándulas subcutáneas, filtrándose a través de mi piel, me estoy muriendo, aquí y ahora, ayer era un niño, ahora hombre, mañana estaré en mi lecho de muerte, joder ¿Qué puta hora es? |17.00| ¿Hace cuánto que me las tomé? Me las tomé a las dos, son las cinco, tres multiplicado por seis son dieciocho, por diez… ciento ochenta, ciento ochenta, ciento ochenta, ¿Ciento ochenta? Joder, ¿Qué es ese número?

Alguien se acercaba por la derecha, giré mi cabeza y los miré, no parecían interesantes, miré al lado contrario pero ellos no terminaban de pasar por delante mía así que volví a mirarlos, seguían en la misma posición, haciendo el mismo movimiento, atrapados en el mismo segundo, volví a mirarlos una y otra vez, rotando de un lado a otro la cabeza, allí seguían, siempre en el mismo segundo, la misma décima, prácticamente inmóviles…

Me miré desde en frente, ahí, sentado en el banco, agitando la cabeza de un lado a otro, patético, con un enorme agujero en los ojos que comunicaban directamente con el espacio, entonces entendí, o quizás la entiendo ahora mientras escribo, esa frase de Shine on You crazy Diamond que dice “Ahora tienes esa mirada en los ojos, como agujeros negros en el cielo” y dedicada a Syd Barret que acabó perdido dentro del LSD.

Caí en mis propios ojos hacia la nada. No existía. Podía ver realidades oscuras y solitarias, parajes vacíos, compartiendo mi consciencia con otros, con gente muy lejana, podía ver y entender, y comprender y ponerme en el lugar, en la forma de ser y en el cuerpo de cualquier ser vivo, entré en habitaciones vacías, en planetas desiertos, casi todos los lugares que visité estaban vacíos o escasamente habitados, pero yo ya no habitaba en ningún sitio, yo había dejado de existir atrapado en una nada desde la que podía ver distintos sueños pero no quedarme mucho tiempo en alguno de ellos.

Y así, atrapado durante siempre me dio tiempo a alcanzar una sola conclusión, todas esas cosas que estaba viendo eran reales, todas esas escenas estaban ahí, las había visto antes en mis sueños, las había imaginado leyendo libros o escribiendo poesía, tantos lugares vacíos, extraños o simplemente enfermizos, dolorosos e imposibles, ninguno de ellos me gustaba, no deseaba volver a ellos, solo echaba de menos una realidad…

A ratos volvía, me veía a mí mismo andando sin ninguna dirección concreta a punto de recordar qué estaba haciendo, observando extrañado un bollo de pan solitario encima de una papelera, buscando a un amigo desaparecido, viendo a gente desaparecer o bebiendo agua…
Sentía miedo de gritar, de que todo acabase a cualquier precio, de volver a mí mismo de una vez. No sabía qué había pasado antes o después y de pronto…

Aparecí con mis padres, rodeado de palomas, en Jerez, corriendo en medio de una plaza, mis abuelos estaban también allí y mi hermana, tan pequeña… Sentí una mezcla de tristeza y melancolía, quería quedarme, era el sitio que me gustaba, el único lugar en el mundo donde podría estar siempre y mis personas queridas jamás se distanciarían, jamás morirían ni dejarían de existir, pero no, no podía hacerle eso a mis padres de ahora, de después… No, quería volver a ver a mis padres y abrazarlos, yo seguiría de niño con ellos en 1997 para siempre, pero los de 2011 no podían perder a su hijo…

Me tapé los ojos con las manos y sentí como todo empezaba a vibrar, tengo una foto así, de pequeño, con los ojos tapados y las palomas aleteando alrededor mío en una plaza de Jerez, todo vibraba cada vez más fuerte, más fuerte, más lentamente, se desvanecía todo y cada vez estaba más cerca de mí mismo, del banco, cada vez el agujero de mis ojos se hacía más y más pequeño.

Creo que existir trata de eso. Tantas realidades distintas que solo puedes vivir una, vivir es un sueño, a veces hay sueños que te gustan tanto que intentas retomarlos la siguiente vez que te quedas dormido, si lo haces varias veces acaba siendo un hábito y sueñas siempre con lo mismo. Ahora imagina que soñar es la realidad y la realidad los sueños. Imagina que de todas las realidades elegiste esta y fuiste añadiéndole cosas, haciéndola más compleja, envejeciendo en ella, viviéndola, mira todo lo que hay alrededor tuyo, todo se parece a ti, hecho de la misma manera y, aparentemente, aislado en un universo vacío… Obsérvate interactuando con otros que eligieron la misma realidad, que se parecen tanto a ti, que evolucionaron de la misma manera y sienten lo mismo que tú, la realidad menos vacía que pudiste encontrar.

Te has quedado en esta porción, cada noche echas un vistazo a todo y cada mañana vuelves a este pequeño cubículo, aquí donde has sentido amor hacia alguien, donde el más estúpido detalle te hace aferrarte a la vida, porque morir es rendirse. Al final todos nos rendimos, bien por dolor o bien porque el sueño ha envejecido tanto, se ha hecho tan insostenible que elegimos no luchar más por sostenerlo.

No sé si he estado muerto porque las veces que de más cerca vi a la muerte me provocaron esta misma sensación. Solo sé que elegí este momento, esta vida, esta realidad y este segundo, elegí tomar esto un día más, una vez más, un sueño más de esta vida, abrazar a mis padres una vez más, beberme otra botella, echar otro polvo, querer a alguien sin límites y sin miedo a equivocarme y equivocarme otra vez, no sé qué haré cuando haya muerto, no sé si volveré aquí, aunque todo el dolor que he sentido en esta vida se ve recompensado por lo mucho que quiero a algunas personas, lo suficiente como para elegirla por encima de todas, esta realidad tiene el dolor más justificado, y ahora estoy vivo, es lo único que importa.
 

Ti_too

Macho alfa de dinamita
8/9/08
43.728
21
0
40
Madrid
#3
Claro, me iba a levantar yo a las 3 y pico de la mañana sólo para leer tu copypaste.

No seas impaciente, coño, que a esas horas en el foro sólo estáis tú, los latinoamericanos y Colorado desahogando sus lágrimas,
 

miachus

Miembro activo
2/6/11
198
0
0
29
argentina
#5
que interesante, me hiciste acordar a cosas que vivi con lsd, es muy interesante como lo relatas con confusion, como se vive el momento....

PD: amo los comentarios de titoo, nunca se pone serio el tipo jaja
 
#6
Mi experiencia con el LSD fue ver ojos en las paredes, no podía parar de andar porque me sentía desaparecer y el techo colpasaba sobre mí... Intentaba dormirme pero sentía que estaba en otros sitios... No sé, no fue excesivamente bueno y al final acabé durmiéndome cortando el viaje demasiado pronto.
 

bonnie

Libr€ & €volutiva Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
12/11/10
12.154
0
0
Omnipresente
#7
y que , que solo estemos los latinoamericanos
a tales horas, si tambien leemos
y a veces mucho mas que otros,por ejemplo españoles
que solo ponen sus putos memes of shit.
sin leer siquiera el post inicial.

que a gusto me quede
 
Última edición: